Recetas de pastel de cabracho

Cómo hacer el pastel de cabracho

Pastel de cabracho y gambas

Pastel de cabracho y gambas

El cabracho es un pescado de roca, un pescado duro, pero que para este tipo de pasteles va increíble. En muchas recetas se dice que es pastel de cabracho, pero en su elaboración no se utiliza cabracho sino merluza u otros pescados, y por lo tanto no tiene ese sabor tan característico de este pescado.

Si no has hecho nunca esta receta, te aconsejo que la pruebes, pues es muy sencilla y queda espectacular.

Ingredientes

  • 450 gr de cabracho limpio
  • 150 gr de gambas crudas peladas
  • Mantequilla para engrasar el molde
  • Un poco de pan rallado
  • 5 huevos
  • 100 ml de salsa de tomate
  • 100 ml de nata líquida para cocinar
  • Sal y pimienta negra molida, al gusto
  • Mayonesa para decorar

Elaboración de la receta

Precalentamos el horno a 80ºC.

Partimos de un cabracho limpio, sin espinas. Lo ponemos a cocer a fuego alto en una cazuela con dos dedos de agua y tapado. No necesitamos más gua, pues no queremos que parte del sabor del cabracho se diluya en el agua.

Mientras está cociendo, untamos con la mantequilla el molde que vamos a utilizar. Puede ser un molde rectangular o redondo, como queramos. Una vez untado de mantequilla, espolvoreamos el pan rallado para que se quede adherido a la mantequilla, y eliminamos el exceso.

Después de un par de minutos de cocción, bajamos la temperatura al mínimo, pues nuestro pescado ya casi estará cocinado. No necesitamos que esté completamente cocido, pues se terminará de hacer más tarde en el horno, pero si queremos que se pueda desmenuzar.

En otro recipiente, mezclamos los huevos con la nata líquida y el tomate hasta que esté homogéneo. Apagamos el fuego del cabracho y pelamos las gambas si no las tenemos peladas ya.

Colocamos las gambas en la base del recipiente (ya engrasado) uniformemente, y las sazonamos con un poco de sal y pimienta negra molida.

Sacamos el pescado a una tabla de cortar y le vamos quitando las espinas que se ven fácilmente una vez cocido. Para no quemarnos podemos quitárselas con una pinza especial para tal propósito. También le retiramos la piel y desmenuzamos la carne con un tenedor.

Agregamos el cabracho desmenuzado a la mezcla de huevos, nata y tomates y lo sazonamos con sal y pimienta negra. Lo mezclamos bien con unas varillas y lo vertemos encima de las gambas, en el molde preparado.

Preparamos un recipiente apto para el horno en el que quepa fácilmente el molde, y vertemos agua caliente hasta que llegue por la mitad del molde. Lo introducimos en el horno durante 1 hora y 25 minutos.

Hay que estar pendiente del pastel a lo largo de la cocción. Si el agua del baño María se seca, hay que añadir más.

Lo sacamos del horno una vez que vemos que está cuajado, y dejamos que enfríe 5 minutos. Lo desmoldamos y servimos acompañado de mayonesa.

Notas

Si quieres que el pastel quede con una textura más blanda, añadimos menos cantidad de huevos.